jueves, 27 de marzo de 2014

ALEJANDRA SAIZ.

Tenemos el placer de que nos estrene el blog y nuestra primera entrevista, Alejandra Saiz. Os dejamor por aquí el enlace a su blog para que lo visitéis y disfrutéis tanto como nosotros; es una maravilla:


Fotografía: Javier Ríos.


Háblanos un poco de ti...

Mi nombre es Alejandra Saiz, tengo 21 años, estudio ingeniería informática, cada vez que miro el reloj me acuerdo de la primera vez que me enamoré y vivo escribiendo. 
Escribo porque creo que es una consecuencia de vivir. Sentir, filtrar, recrear momentos increíbles o inexistentes. Ser consciente de que lo vivido alguna vez pueda convertirse en inmortal, siempre que estés dispuesto a morir en el intento.

¿Con qué edad empezaste a escribir?

Empecé a escribir a los 12-13 años, creo que ahí fue la primera vez que sentí algo por alguien y como no me atrevía a plantarle cara por miedo a que echase raíces, le escribía. Hace no mucho encontré entre los cajones algo que escribí con esa edad y decía algo como:

“Cuando me despierto
pienso en ti.
No puedo llegar a ser 
la persona que seré
cuando algún día me despierte.

Si despierto, algún día
te buscaré y te encontraré,
lucharé y te amaré como nunca
te amé”

Ya veis, ni siquiera sabía lo que quería decir, pero quien me hiciera escribir eso, me tuvo que robar el corazón de lleno.

¿Cómo describirías tu forma de escribir, de contarle al mundo tu visión de las cosas?

Me considero una persona realista y es por eso que creo que mis textos también lo son. Escribo realidad, no tengo ritmo ni métrica, ni siquiera sé bailar. Digamos que es libre. Maquillo versos, pero siempre nacen de un sentimiento real. Admiro a aquellos que deliran sobre cuerpos inertes de ausencias y maldicen el dolor mientras lo convierten en poesía. Yo necesito estar siempre en contacto al tacto para sentirme viva, y así expresar lo que recibo.

Según tu opinión, ¿la obra necesita al escritor, o es el escritor el que necesita su obra?

He conocido obras anónimas que por supuesto tendrán autor, pero ahí siguen, sobreviviendo sin él. Creo que existe una simbiosis perfecta entre escritor y obra, la persona necesita la literatura así como la literatura necesita personas que la lean. 

¿Cuál es tu libro preferido? ¿Por qué motivo?

“El equilibrio de los tiburones” de Caterina Bonvicini. Es el libro que más páginas tiene marcadas y por eso sé que me marcó, porque cada vez que lo miro recuerdo. 
En parte tiene que ver con mi pasión por los tiburones. La mezcla del amor y el tiburón es rematadamente explosiva y muy recomendada. 

Cuando me siento feliz tengo miedo. Cuando sufro tengo miedo. Cuando no siento nada y no tengo miedo de nada, sé con certeza que he perdido el equilibrio.” 

El equilibrio siempre me pareció impensable, no imposible.

¿Y tu autor/a?

Uff, difícil elegir. No me gusta posicionar a las personas unas por encima de otras o por debajo de algunas, prefiero hacerlo con los títulos en sí. Tengo muchos autores que me gustan y me enganchan con lo que escriben, algunos incluso aparecen más por Internet, ese mundo tan oculto que te permite indagar tanto como gustes. Ernesto Pérez Vallejo es uno de ellos. 

Después de hacer un recorrido por tu blog, creemos que tienes una forma de expresarte que hace que escribir parezca sencillo. ¿De qué manera te inspiras para escribir?

Sencillo es una palabra tan sutil que roza lo bello. Me gusta que se me entienda, creo que para escribir no hace falta rescatar palabras del latín, tampoco debe rozar lo soez, para mí gusto.
Me inspira la vida, el día a día, las personas, la comunicación con el alma, las caras, las sonrisas, las calles por donde pisa, me inspira el amor, el desamor, el llanto, el dolor, el desazón, la unión, la fuerza aunque nadie me acompañe. No sigo un ritual para ponerme a ello, simplemente me pilla desprevenida y siento una imperiosa necesidad de leerme el pensamiento.

Has participado en varios recitales. Háblanos de tu experiencia.

Cada vez que voy a alguno salgo con una sensación distinta. Los recuerdo todos como únicos: Córdoba, Sevilla, Granada, Murcia, Madrid. La gente es formidable. Que un sábado a las diez de la noche estén 70 personas escuchando poesía en vez de estar en cualquier otro sitio, me parece fascinante. Son muy cálidos y en pleno invierno pueden hacerte un abrigo de abrazos para sobrevivir hasta el próximo. Es una experiencia que me encantaría repetir siempre que me sea posible. Es un experiencia que recomiendo realizar siempre que les sea posible.

¿Cuál sería la mejor frase para terminar un libro?

Depende del libro, pero: ¿qué mejor manera de acabar que perdiendo los principios?

Y por último, ¿recomendaciones?

De ciudad: París.
De sabor: pimiento rojo caramelizado.
De olor: vainilla.
De arte: Albert Solóviev.
De lectura: Irene X, Mónica Gae, Ernesto Pérez.

6 comentarios:

  1. ¡Qué bonita eres! Por dentro y por fuera. Además de tu manera de escribir, hay que decirle al mundo lo bella que eres recitando, sobre todo cuando hablas de tu madre por su cumpleaños, o cuando defines a tu "pretéritamente perfecta".

    Y en cuanto a Blogs Poesía: enhorabuena por vuestra iniciativa, es agradable encontrar una plataforma en Internet donde se le hace hueco a este arte. Un saludo muy cariñoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alberto! espero que sean muchos los que piensen como tú!

      Eliminar
  2. me gustaría saber se tienes libros y cómo me los puedo comprar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! No, de momento no tengo libro "oficial", está cociéndose, espero que para finales de este año esté listo para uso y disfrute :)

      ¡Muchas gracias por tu interés! ¡Besos!

      Eliminar
  3. Hola!
    Soy una francesa y descubri un poema tuyo sobre http://literaturaypoesia20.blogspot.com.es/. Me guto tanto que lo puse en mi blog www.sensualkerassi.wordpress.org. Sigue asi que talento!

    ResponderEliminar
  4. Profunda hasta en tus entrevistas. Tus palabras denotan calidez, pero también muestran tu fragilidad emocional, dejan al desnudo tu personalidad extremadamente sensible. Tu cuerpo desprende dureza pero tu interior es como una flor a la que hay que regar todos los días para que no se marchite.

    ¡Me encanta tu forma de expresarte! Es tan yo...

    Te mando mucha energía positiva desde tierras malagueñas.
    M.

    ResponderEliminar